Ocho errores que debes evitar en tu empresa

Cometer errores es parte del proceso para llevar a nuestras empresas al éxito, y aunque uno no lo quiera aceptar, equivocarse es algo inevitable. Sin embargo, el problema no es en si cometer errores, sino dejarlos pasar y no aprender nada de ellos. Por tal razón, te compartimos los ocho errores más comunes que comete un empresari@ y que debes evitar al administrar tu compañía.

1. No planear

No planear es, aunque no lo creas, un plan para el fracaso. Es necesario que cuentes con objetivos bien definidos para que tu empresa crezca en el corto y largo plazo. La falta de planificación empresarial se verá reflejada en todos los aspectos de tu negocio, desde el personal, hasta tus finanzas.

¿Qué efectos tiene esto en tu empresa? las consecuencia de no tener planes es que tu marca pierde credibilidad, aunque tengas el mejor de los productos o servicios del mercado.

Si lo ves desde le punto de vista de las finanzas, tus ventas, junto a la gestión de costos y gastos, tendrán un comportamiento volátil, es decir, habrá altibajos muy importantes en tus estados financieros, situación que compromete tus opciones de crédito.

2. No hacer un estudio de mercado

Hacer suposiciones sobre nuestros productos o servicios cuando los vamos a lanzar al mercado es un buen ejercicio para acercarnos a nuestro público objetivo. Sin embargo, es necesario conocer más allá de quién podría ser tu potencial comprado, hay que analizar la tendencia del mercado en el que nos encontramos, nuestros competidores, la zona donde se distribuirán nuestros productos o servicios, así como otras variables para determinar a las personas que sí están consumiendo y los posibles cambios que hay en el sector en el que nos desenvolvemos.

Realizar el estudio de mercado de un proyecto te ayudará a minimizar el riesgo de fracaso de tus productos o servicios. Si aún no sabes cómo hacer uno, puedes buscar ejemplos de estudios de mercado online y realizar el tuyo adaptado a tu negocio.

3. No tener personal suficiente

El pago de nómina es uno de los costos más importantes para tu empresa, pero este elemento indispensable para tu negocio es más que un gasto, realmente puede llegar a ser una inversión, claro, si tus contrataciones son de personas apasionadas por lo que hacen, tienen un compromiso hacia la marca y tus clientes.

Imagina que eres diseñador gráfico y realizas actividades como community manger, capturista de datos, creador de contenidos y de paso haces la contabilidad de la empresa, es obvio que la carga de trabajo terminará por aniquilarte y de paso decepcionarte de la empresa para la que trabajas. Al final del día el sentimiento de tu talento de trabajo se verá reflejado en tu marca.

4. No contar con presencia en internet

Hoy en día estar fuera de la web es sinónimo de: ‘completo desconocido‘. Así sea Facebook, Twitter, Instagram o tu propia página web, es muy importante que las personas puedan encontrarte fácilmente al buscarte en Google. Esto les generará más confianza y le dará a tu marca mucho mayor proyección que los medios tradicionales.

5. No buscar financiamiento

El financiamiento es una pieza fundamental para el éxito de tu negocio, ya sea para el crecimiento del mismo o para algún imprevisto, tu empresa debe contar con una línea de crédito.

El mercado del financiamiento en México es variado, pero son pocas las instituciones en México como Credijusto que te resuelven en menos de una semana con pocos trámites.

6. Abaratar tu producto o servicio

Si por querer ganarle a la competencia comienzas a ofrecer tu producto o servicio muy barato, tanto que tus utilidades son mínimas, es probable que pronto tengas que cerrar. No siempre bajar precios es la solución.

Recuerda que el precio de tus productos o servicios deben cubrir al menos los costos en los que incurriste para fabricar esta mercancía. Determinar el precio de tus productos no es un ejercicio de tanteo, involucran procesos contables y mercadotécnicos para poder seguir en el negocio. Por tanto, consulta a tus expertos, ellos podrán darte una mejor solución a la propuesta de bajar precios.

7. No invertir en publicidad

Muchos empresarios ven la publicidad como un gasto y tratan de recortar el presupuesto destinado esto lo más posible, como resultado, su marca o empresa pierde visibilidad ante sus compradores y potenciales clientes.

El error está en ver la publicidad como un gasto, el gasto en publicidad es una inversión. Se convierte en un gasto innecesario cuando no sabemos dónde debemos anunciarnos, hay que saber para quién es nuestro producto y dónde se encuentran las personas que lo consumen.

8. Dejar todo en manos del contador

Algo que es muy común entre los empresarios que apenas comienzan es delegar al contador responsabilidades que no corresponden a su perfil o literalmente dejarle la toma de decisiones de la compañía.

En todo momento, tú como empresario debes estar enterado de la evolución financiera de tu empresa y con base en ella tomar decisiones que la encaminen a su crecimiento, apóyate con tu contador para ello, pero no le des poder absoluto, no porque pudiese existir el riesgo de algún fraude, sino porque es tu responsabilidad de llevar el ‘barco’ por buen camino.