6 hábitos que dañan tu carrera como empresario

Todos tienen descarriladores – comportamientos o hábitos que podrían habernos funcionado bien en algún momento de nuestras vidas, pero que ahora se interponen en nuestro camino al éxito. Si no se corrigen, esas tendencias pueden crear caos en tu capacidad para dirigir en forma efectiva.

Hemos identificado seis malos hábitos comunes y formas para superarlos:

1.- Evitar el conflicto

Es de suma importancia hacer frente a los problemas, aun que ello implique confrontaciones con algún miembro de tu empresa. No se trata de pelear, sino de dejar claro conocer el contexto y la posición que tiene la otra parte para llegar a un acuerdo y no crear una bomba de tiempo.

Asegúrate de responder directa y personalmente a cualquier situación problemática. Busca consejos sobre cómo confrontar los problemas que enfrentas. Si estás nervioso, lo mejor es realizar un plan de acción.

2.- Impulsividad

La impulsividad podría incluir impredecibles respuestas emocionales o impulsar una nueva idea sin analizarla. Es un hábito que te hace perder relaciones y apoyo dentro de tu empresa. Toma tiempo para reflexionar sobre los éxitos y fracasos previos y considera qué es lo que omitiste en tu prisa por avanzar.

Para proyectos futuros, anticipa las consecuencias planteándote preguntas como: ¿Qué es lo que tiene más probabilidades de fallar en la ejecución del plan? ¿Cómo percibirán esto los demás?

Este artículo te interesará: ¿Sobrevivirá tu empresa la transformación digital?

3.- Transferir la culpa

De acuerdo con los datos psicométricos reunidos por la compañía Aperio, esta es la causa número 1 de la mala solución de problemas en los negocios. Quienes transfieren la culpa exageran lo negativo, se sienten como víctimas y pasan la pelota.

Para romper este hábito, debes aprender de tus fracasos, reconocer las limitaciones actuales y preguntarte qué puedes hacer con el control e influencia de que dispones.

4.- Insistir en el control

En situaciones extremas, los empleados que trabajan para un líder controlador dejan de tomar la iniciativa, evitan recibir retroalimentación, no pueden desarrollar sus habilidades y a menudo renuncian.

Si tienes una tendencia a microgerenciar, considera revisiones menos constantes, en las que recibas actualizaciones, comparte metas y mediciones y ofrece consejos, pero al mismo tiempo empodera a tu equipo. La comunicación y el alineamiento son clave.

5.- Perfeccionismo

Las personas que siempre buscan la perfección suelen incumplir fechas de entrega y perder oportunidades. La solución es confirmar estándares con los demás.

Busca retroalimentación respecto a los resultados, costos y calendarios esperados. Considera añadir al flujo de trabajo del proyecto algunos puntos de revisión con los líderes de cada área de tu empresa o probar pequeños experimentos en los que se permita relajar tus estándares.

6.- Hambre de poder

El hambre de poder involucra una falta de disposición a comprometerse o el ver a los demás como medios para un fin. Los líderes hambrientos de poder tienden a tomar decisiones precipitadas y alienar a las personas a su alrededor.

Para evitarlo, coloca medidas para la rendición de cuentas: designa consejeros, solicita evaluaciones o simplemente pide retroalimentación. Haz que otra persona de tu empresa acompañe con su firma cada promesa que haces. Brinda planes y evidencia para cada decisión.

Con información de Kerry Goyette. c.2020 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Tu empresa necesita un crédito? En Credijusto le damos el mejor financiamiento, adaptado a sus necesidades y siempre acompañado por un experto.