Alcanza grandes metas en tu empresa con hábitos pequeños

Las personas exitosas están programadas para “lograrlo en grande o irse a casa” y plantean metas audaces. Sin embargo, las grandes metas son más una carga que una motivación. Requieren un abrumador esfuerzo para lograrlas y sostenerlas en nuestras ocupadas vidas.

Quedarse corto de una meta elevada crea una espiral negativa de desánimo que frena acciones futuras.

Es bueno soñar en grande, pero la forma de lograr en grande es comenzando en pequeño – por medio de microhábitos. Al dividir un ambicioso trabajo en labores más pequeñas y alcanzables, que construye durante largos periodos de tiempo, los microhábitos te ayudan a completar grandes metas.

Para tener éxito con los microhábitos, debes actuar en forma deliberada y coreografiar los pasos para sostenerlos. Considera estos cinco pasos para empezar:

Identifica un microhábito ridículamente pequeño

Usualmente toma cierto tiempo antes de plantear algo lo suficientemente pequeño como para ser considerado un microhábito. Tú sabrás cuando ha llegado al nivel del microhábito cuando sientas la urgencia de decir, “esto es tan ridículamente pequeño, que no vale la pena hacerlo”. Apunta hacia lo pequeño.

Agrégalo a una tarea cotidiana

Sin importar el tamaño de la tarea, es fácil distraerse, hacer excusas u olvidarlo. Para prevenirlo, lleva a cabo tu nueva acción al mismo tiempo que una acción que realizas sin pensar. Ejemplo: meditar durante 30 segundos al día. Hazlo mientras esperas a que se caliente tu café.

Este artículo te interesará: 3 tips para ayudar a enfrentar el cansancio emocional en tu empresa

Registra tu progreso

Como dice el refrán, “lo que se mide, se hace.” Muchas personas usan una lista de pendientes que se llena en tan solo 20 segundos al día. Escribe la acción deseada y bajo cada fecha simplemente anote una S o una N para indicar si completó la tarea.

Persevera durante un largo tiempo

Es difícil pensar en pequeño e incluso más difícil mantenerse en pequeño. Asegúrate de no agrandar tus metas en forma poco realista. Habrás pasado el tiempo suficiente con tu microhábito cuando te sientas aburrido con este durante al menos dos semanas seguidas. Entonces increméntalo sólo un 10%.

Busca ayuda para responsabilizarte

Podría sonar extraño involucrar a un compañero para que monitoree que cumples con tus microhábitos. Sin embargo, tener personas que te apoyen y ante quienes te responsabilices puede consolidar nuevos comportamientos y a ellos también los ayuda.

Considera preguntarle a 3 o hasta 6 amigos, que también estén interesados en cambiar, si estarían dispuestos a intercambiar listas de pendientes cada semana. Asegúrate de elegir a un grupo pequeño en lugar de sólo a una persona. Esto fortalece el lazo de responsabilidad en caso de que alguien se salga. El simple acto de responder por no alcanzar su micro-objetivo puede motivarte.

Cuando quieras cambiar de comportamiento, lanzarte con ambos pies hacia una gran meta suele ser una pérdida de tiempo. En lugar de ello, haz pequeños ajustes graduales hasta que se vuelvan parte de comportamiento. Al comenzar en pequeño, puedes alcanzar grandes resultados.

Con información de Sabina Nawaz, entrenadora global de CEOs, conferencista y escritora sobre liderazgo. HBR.org

¿Tu empresa necesita un crédito? En Credijusto le damos el mejor financiamiento, adaptado a sus necesidades y siempre acompañado por un experto.