Sí, delegar es una herramienta para las empresas

Dirigir una empresa requiere de mucho tiempo, por lo que tener una agenda es fundamental. Si eres de las empresarias y empresarios que están sepultados en trabajo y no logran cumplir al 100% con su agenda, te tenemos una gran solución: delegar.

Delegar es una habilidad fundamental en el mundo empresarial, pero sigue siendo una de las capacidades directivas más subutilizadas y subdesarrolladas. “La mayoría de las personas te dirán que están demasiado ocupadas como para delegar – que es más eficiente hacerlo ellas mismas.”

Esta práctica beneficia a los directivos y las organizaciones. Es tiempo de abrazar esta habilidad. aquí te decimos cómo:

1.- Observe las señales de advertencia

Una clara señal de insuficiente delegación es que está trabajando muchas horas y te sientes totalmente indispensable, mientras que tu equipo no está muy motivado y mantiene horarios extrañamente regulares. Si tu equipo usa frases como “estaría feliz de ayudarte con eso” podría ser una indicación de que no estás cediendo responsabilidades.

2.- Entiende por qué no estás delegando

Algunos gerentes son perfeccionistas que sienten que es más fácil hacer todo ellos mismos, o que su trabajo es mejor que el de los demás. Algunos carecen de confianza propia y no quieren ser opacados por sus subordinados. No supongas que eres inmune a estos sesgos. Acepta que no puedes hacerlo todo.

Este artículo te interesará: 6 hábitos que dañan tu carrera como empresario

3.- Mide cómo te va

Jeffrey Pfeffer, profesor de comportamiento organizacional en la Stanford Graduate School of Business, aconseja llevar un diario de cómo pasa su tiempo. Después de una semana, comenzarás a detectar patrones. “Probablemente descubras que pasas mucho tiempo en actividades de poca importancia que pueden delegarse,” explica Pfeffer.

4.- Elije a las personas correctas

Pásale el trabajo a personas que tengan las habilidades necesarias y estén motivadas para hacer bien el trabajo. Idealmente, deberías ser capaz de delegarle parte del trabajo a todos en su equipo.

5.- Integra el delegar dentro de lo que ya realizas

Haz que la delegación sea parte de tu proceso al crear planes de desarrollo para el equipo. Discute qué tipos de proyectos y tareas les traspasará, de forma que puedan construir las habilidades que necesitan. Después crea una hoja que enliste el plan de desarrollo de cada persona y colócalo en un lugar visible.

6.- Pídele a otros que lo hagan responsable

Bríndales a tus empleados directos el permiso de señalarte cuand no hayas delegado algo que deberías asignar. Sé claro en cuanto a que estás abierto y esperas esta clase de aportes. Además, déjales saber que si ven un proyecto que les gustaría asumir, deberían pedirlo.

7.- Realmente déjalo ir

Después de delegar, tu trabajo como directivo es observar y apoyar a tus empleados directos, no dictar lo que hacen. Microgerenciar anula todo el objetivo.

8.- Aprende de la experiencia

Una vez que empieces a delegar más, pon atención a los resultados y aprende de tus errores. Pregúntate cómo puedes perfeccionar tu enfoque. ¿Puedes delegar tareas de mayor involucramiento? ¿Deberías darles más libertad a tus empleados directos? ¿Necesitas monitorear el progreso más de cerca? Sé paciente contigo mismo mientras practicas. Podría tomar tiempo, pero el beneficio es enorme.

Con información de Amy Gallo editora que contribuye con Harvard Business Review y autora de la “HBR Guide to Dealing With Conflict at Work.”


¿Tu empresa necesita un crédito? En Credijusto le damos el mejor financiamiento, adaptado a sus necesidades y siempre acompañado por un experto.