Se acerca esa época del año temida por financieros, contadores y empresarios: el pago de